playas-oman-pb.jpg


Visitamos las playas virgenes de Oman

Salpicado de dunas de un intenso color naranja, ciudades laberínticas e impresionantes mezquitas, Omán es un crisol de tradiciones culturales y paisajes hipnotizadores. También, con más de 1700 kilómetros de costa, Omán - que se trata de un Sultanato que descansa majestuosamente en el Golfo de Omán y el Mar Arábigo - posee algunas de las más impresionantes y solitarias playas vírgenes de la Península Arábiga. Omán se convierte en un destino obligado en la lista de cualquier amante de las playas. La práctica del snorkeling y el buceo son imprescindibles en estas costas de ensueño, rodeadas algunas de ellas de majestuosos acantilados. Algunas de estas playas son, por ejemplo, Khalouf Beach, situada tan al sur de la capital del país, Muscat, que suele encontrarse fuera de los circuitos turísticos. Dunas de arena como telón de fondo, pescadores locales a lo largo de la orilla y una vibrante población de aves sobrevolando el paisaje, lo cual significa que podrás divisar cómo las águilas se elevan hacia el cielo mientras que los flamencos guardan equilibrio sobre sus patas. Las amplias arenas suponen un buen lugar para establecer tu campamento privado: una chaise longue, un par de linternas y el relajante sonido de las olas te harán sentir como si hubieras descubierto algo verdaderamente especial sólo para ti.

birdWatching

Otra de las playas de Omán que posee un encanto único es Mughsayl Beach. Escondida en la segunda ciudad más grande del sultanato, Salalah, al sur de Omán, en Mughsayl Beach te puedes sentir como si estuvieras o bien en una playa del Caribe tropical o al borde de un acantilado de la Australia Occidental - dependiendo de la temporada en que la visites. Cocoteros y plantaciones de banano crecen prácticamente hasta el borde del agua durante el verano, mientras que en la temporada de lluvias, las gigantes olas golpean los acantilados. Situada a 25 kilómetros de Muscat, la playa de Bandar Jissah puede ser el remedio perfecto para esos días de bullicio en los mercados de la capital. Viajando a lo largo de la carretera costera encontrarás aguas seductoramente azules al alcanzar las colinas rocosas que rodean la laguna. Podrás ver como la robustez de la roca crea un hermoso contraste junto a la quietud del mar. Además, podrás visitar los barcos de los pescadores locales se balancean en silencio por la orilla y tendrás la posibilidad de practicar buceo a las afueras de la bahía.

bar-aljissah

Es difícil describir cuán brillante es el azul de las aguas de Tiwi Beach, otra de las imprescindibles playas omaníes. Tiwi es, sin duda, el mejor lugar para la práctica del buceo que Omán puede ofrecer. Relucientes arenas blancas o la formación de piscinas de roca natural proporcionan la oportunidad perfecta de nadar en aguas tranquilas o tratar de pescar un cangrejo. Cuando la marea está baja, es muy recomendable dar un paseo por el acantilado desde donde se puede contemplar el coral. Si practica el snorkeling espera a ver meros, rayas, serpientes marinas y peces murciélago. Por supuesto no podemos dejar de mencionar la playa de Ras al Hadd, el orgulloso hogar de la reserva natural de las tortugas verdes. Se trata del punto más oriental del país, el lugar donde el Golfo de Omán y el Mar Arábico se juntan. En términos históricos, la actividad humana alrededor de Ras al Hadd se remonta desde 3.000 años antes de Cristo y su bahía supuso un refugio seguro para barcos y aviones durante la Segunda Guerra Mundial.

Al-Khayran

Las playas que rodean esta población son uno de los mayores centros de anidamiento de la tortuga verde en el Índico. Se calcula que entre 20.000 y 30.000 ejemplares ponen sus huevos aquí cada año. El Visitors Center de la reserva se encuentra a 17 km de Ras al Hadd, y se tarda unos 20 minutos en llegar por una cómoda y bien señalizada carretera. La máxima atracción aquí es el interesante Turtle Watching, que cuesta unos 3 riales por persona (unos 7€). En temporada baja, se ven menos tortugas que desoven en la playa. Sin embargo, en verano, entre 50 y 100 tortugas llegan hasta la playa todas las noches y pueden llegar a desovar hasta 100 huevos que después tapan con la arena. Un espectáculo emocionante que no hay que perderse. Ras al Hadd es, además, un lugar tranquilo dentro del ya muy apacible Omán.

Imágenes: http://www.omantourism.gov.om/

Si vas a viajar a las playas de Omán, recuerda que la moneda de curso legal allí es el rial omaní. Al comprar o reservar por internet los riales de Omán  en nuestra web o por teléfono que necesites para tu viaje, te beneficiarás de un mejor tipo de cambio. 

Meses