gordon-ramsey-pb.jpg


Disfrutando en Londres: sabores de 5 a 55 Libras

Al fin nos organizamos y María y yo nos decidimos a visitar a nuestra amiga Ana, que desde hace tiempo vive en Londres y por una u otra razón no concretábamos el viaje. Decidimos llegar de sorpresa para su cumpleaños, sin que ningún familiar o amigo en común pudiese meter la pata. La idea nos hacía mucha ilusión, por el hecho de reencontrarnos las tres y compartir unos días en Inglaterra.

¿Cómo llegamos a la cuestión de las comidas? Muy simple, permanecimos en el apartamento de nuestra amiga, por lo que ya teníamos un ahorro de hotel y nos dedicamos a recorrer Londres y darnos gustos culinarios. Así, anduvimos algunos días solas mientras Ana trabajaba; de esa forma, nos dejarnos llevar espontáneamente por la ciudad y consultar a sus habitantes sobre aspectos del lugar.

Cuento esta experiencias y los gastos para que veáis que en Londres existen muchas opciones. Comenzaré por lo más caro, acompañando la manera en que fuimos gastando nuestro dinero durante el transcurso del viaje.

55£ Restaurant Gordon Ramsay

Primer día, sorpresa para nuestra amiga. Como regalo la invitamos a cenar en un restaurant recomendado por Roberto otro amigo nuestro, estudiante de cocina, que nos insistió en que fuéramos a visitar a su ídolo Gordon Ramsay. Con la promesa de llevarle fotos y algún autógrafo (se nos olvidó) Roberto nos realizó la reserva y eligió el menú.

Dato Importante: los precios varían según la cantidad de comensales, en este caso, el lunch menú exige tres como mínimo, así que perfecto.

Ambiente muy chic, servicio de lujo, comida presentada con delicadeza y además deliciosa. Tomamos vino, ofrecían copa o botella, con un rango de precio muy simpático que iba de las 28 a las 2.500 libras. O sea, para todos los gustos y colores.

Por ser el cumpleaños de nuestra amiga, la casa le regaló una mini tarta de cumpleaños decorada con una vela pequeñita, daba pena comérsela. Y nos hicimos fotos y más fotos para inmortalizar el momento.

De allí nos fuimos a un pub bien inglés, con señores silenciosos de nariz roja en la barra, a beber unas pintas. La noche era nuestra y en la variedad, la riqueza.

20£ The Rock and Sole Plaice

Llegamos a este sitio, recomendadas por un señor en la calle, para comer un buen fish and chips. Si bien nuestra idea era pedir el menú para llevar y comer en alguna plaza, al llegar se levantaba una pareja de la terraza y mi amiga que venía cansada de la caminata (yo también), se desplomó sin pensarlo. Sentarse en la calle, es un lujo en Londres y por 15 libras comimos sendos platos de pescado con patatas fritas. La ración está muy bien, no obstante, ofrecían opción large por 3 libras más.

Lo acompañamos con dos copas de vino blanco y en total pagamos algo así como 40 libras, valió la pena, el sitio y la calidad del clásico plato inglés.

11£ Bill’s

Este lugar fue un interesante hallazgo, entramos porque estaba cerca de una tienda y era la hora de comer, la cuestión es que luego hablando con nuestra amiga, nos contó que es una franquicia que cada vez se hace más conocida por su calidad y ración abundante. La especialidad de Bill’s son las hamburguesas y aunque acotado en cuanto a variedad, una opción muy recomendable.

7£ Beatroot

Caminando por el SOHO, nos detuvimos a tomar un smoothie (una mezcla de batido y zumos) y terminamos almorzando en este vegetariano de excelente calidad y recetas caseras inglesas, con colores y sabores geniales. Muy buena elección para comer ligero y seguir andando.

5£ Wetherpoon

Básicamente un pub. Excelente para pasar de la cena al bar sin moverse del sitio. Llovía y fuimos a uno de los locales cercanos al piso de nuestra amiga, quien nos contó que es una cadena de pubs y hoteles, pero cada uno con características propias. Se come simple, pero muy bien y para los más exigentes las cartas exponen claramente: calorías, niveles de sal, etc. Cuestión que se agradece y demuestra preocupación por la salud de sus clientes.

En fin, pasamos unos días geniales de reencuentro, charlas y celebraciones prolongadas. Pero además, comprobamos que las ideas preconcebidas de ciudad cara no son tales y que se pueden degustar sabores locales y de calidad a una gama de precios variada. No esperábamos menos de Londres, una ciudad que ofrece infinitas posibilidades de ocio y que a pesar de no ser demasiado reconocida por su gastronomía pudimos comprobar que siempre hay posibilidades. En realidad, lo único que tenéis que hacer es preguntar, que los londinenses en realidad son más simpáticos de lo que parece.

Si vas a viajar a Londres y te animas a probar alguno de los restaurantes recomendados, necesitarás pagar con libras esterlinas. Te recordamos que puedes cambiar tus euros por libras en nuestra página web o por teléfono llamando al 900 103 740 en la que obtendrás el mejor tipo de cambio de moneda.  

Meses