experiencia-vikinga-pb.jpg


Las islas Lofoten: una experiencia vikinga en Noruega

En cuanto oímos hablar del pueblo vikingo, a algunos nos sugiere el recuerdo infantil de la serie de dibujos animados de Vickie el vikingo. Claro que en esta serie nos mostraban de manera muy superficial la cultura vikinga aunque con suficientes datos para saber algo sobre sus barcos, aldeas y modo de vida.

ofotr-viking-festival-norway

Los vikingos no sólo fueron saqueadores y guerreros, también navegantes, artesanos, comerciantes y narradores de historias.

Así que cuando empecé a planear un viaje por Noruega, con visitas obligadas a Oslo y a las Islas Lofoten, no me pude resistir a experimentar cómo vivía el pueblo vikingo en estas tierras. El origen de los vikingos viene de los pueblos nórdicos originarios de Escandinavia, famosos por sus incursiones y pillajes en Europa. Sin embargo, no solo fueron saqueadores y guerreros, también habilidosos navegantes, artesanos, comerciantes y narradores de historias. De los vikingos también reconocemos elementos característicos, extraídos sobre todo de las ilustraciones de cómic de imágenes coloridas, como cascos con cuernos, barcos, el Dios de un solo ojo Odin y hombres que mueren espada en mano o beben de calaveras.

Lofotr-Viking-Museum-Northern-Norway_1_740

Una de las mayores jefaturas vikingas en el mundo ha sido reconstruida en el Museo Vikingo Lofotr, en las Islas Lofoten

Durante mi travesía por las Islas Lofoten, en el norte de Noruega, realicé una parada en el Museo Vikingo Lofotr en Borg, cerca de Leknes. En este fascinante edificio, rodeado de naturaleza, me empapé de la cultura de este pueblo como si realizara un viaje atrás en el tiempo. Pude experimentar la vida en un hogar vikingo, ya que allí es donde se han encontrado las ruinas de la mayor casa comunal de la era vikinga que se conoce hasta el momento. La verdad es que es impresionante la recreación de esta casa comunal, la mayor jefatura vikinga del mundo con una longitud de 83 metros; la artesanía, el olor de la hoguera, las comidas y los contadores de historias, se han representado de tal forma que te hace viajar más de 1000 años atrás en el tiempo.

lofotr-viking-museum-Lofoten-Norway-740

La mayor jefatura vikinga del mundo con una longitud de 83 metros. Museo Vikingo Lofotr, Borg

En este museo, también pude oír historias vikingas sobre el poder, la gloria y la riqueza; participar en una fiesta vikinga, donde el gobernador, su mujer y sus esclavos se aseguraron de que no nos faltara de nada durante un espectáculo de comida y cuentacuentos. Se sirve ternasco de cordero criado en la zona, junto con pescado, jabalíes y un montón de sabrosos acompañamientos. Los vasos se llenaron de aguamiel, la bebida de los dioses, producida a base de miel y hierbas. Es muy recomendable organizar este viaje durante el verano, ya que es cuando el museo oferta la posibilidad de remar en un barco vikingo, montar a caballo o practicar el tiro con arco y flechas. En este museo también pude contemplar un drakkar vikingo, que es una réplica del famoso barco de Gokstad que se encuentra en el Museo de los Barcos Vikingos de Oslo.

Lofotr_norway_740

Durante la época estival, el Museo Vikingo Lofotr oferta la posibilidad de remar un barco vikingo

Además de la experiencia vikinga, las maravillosas islas Lofoten ofrecen otras poderosas razones por las que visitarlas. No en vano, se trata de un paraje situado cerca del Círculo Polar Ártico, con unos paisajes realmente impresionantes. Sus ciudades son pequeñas y encantadoras, a pesar de estar situadas en este archipiélago noruego que se caracteriza por la rudeza de la naturaleza que las rodea. Las ciudades más grandes, Leknes y Svolvaer, son bastante pequeñas y la mayoría de sus pueblos pueden pasar desapercibidos por su aislada localización. De hecho, en algunas zonas casi deshabitadas llega el correo a través de las barcas que navegan lentamente a través de los fiordos. Y es que las Lofoten no son una excepción en lo que se refiere a los conocidos fiordos noruegos. No decepcionan a ningún viajero. La mejor forma de la que pude disfrutar de los fiordos fue precisamente a bordo de uno de los barcos de reparto de correo por el Fiordo de Reine, que me permitió penetrar en el mar rodeado de altas cumbres. Una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida con respecto al alojamiento ha sido la posibilidad de poder dormir en una de las famosas robruer. Las robruer son las tradicionales cabañas rojas de pescadores que pueblan y dan color a estas islas, con hileras de bacalao colgando para secarse y rodeadas de las barcas que navegan a través de los fiordos. Se pueden encontrar en grupos, algunas de ellas construidas en tierra firme y otras con sus postes hundidos en el agua.

fishermans-cabins-Mortsund-lofoten-norway-740

Las robruer en las Islas Lofoten, Noruega.

Para los amantes de los fenómenos de la naturaleza, en estas islas también se pueden contemplar las auroras boreales -más bien entre los meses de septiembre y marzo al ser la mejor época para divisar estas luces del norte- y el sol de media noche, que durante el verano y sus largos días, se puede contemplar como el sol permanece en el horizonte hasta la llegada de la madrugada cuando vuelve a levantarse. Estos largos días de verano facilitan la práctica de actividades de aventuras. Me sorprendí de la cantidad de gente que se desplaza hasta las Lofoten para practicar el surf en sus inmaculadas playas de arena blanca y aguas turquesas. También noté una gran cantidad de viajeros que aprovechan este marco incomparable para practicar montañismo, la pesca, el buceo, el kayac y rutas en bicicleta. Y, por supuesto, el esquí en los fríos meses de invierno.

FOTOS: visitnorway.com

Si viajas a la Noruega "más vikinga" necesitaréis tener coronas noruegas así que te recomendamos adquirir esta moneda con antelación. Si lo hacéis a través de nuestro servicio online de cambio de moneda o por teléfono 900 103 740, podréis encontrar el mejor tipo de cambio. Os deseamos una feliz experiencia vikinga.

Meses