vacaciones-invernales-canada-pb.jpg


Vacaciones invernales en Canada

¿Cómo llevas lo de pasar frío en invierno? Si eres de los que te agobia el calor como a mí, ¿por qué no tomarte unas vacaciones en un lugar frío? Y si además eres una apasionado de los deportes invernales como el esquí, ¿qué mejor época para tomarte unas merecidas vacaciones que durante los meses de invierno? A pesar de que España posee una amplia oferta para disfrutar del deporte del esquí en fantásticas estaciones, los ahorros de todo el año me han permitido cruzar el charco para poder adentrarme en un gigantesco país y bastante desconocido y alejado de Europa: Canadá.

Y es que este país ofrece infinitas opciones de ocio para disfrutar del frío invierno: el famoso Festival del Icewine de Niágara, manejar trineos tirados por perros en Alberta, observar a los osos polares en su hábitat en Churchill, en la provincia de Manitoba, y, como no, la práctica del esquí y el snowboard.

En la provincia de Québec, nos dirigimos hacia Mont-Tremblant, a dos horas del norte de Montreal. Allí se encuentra una de las mejores estaciones de esquí de Norteamérica. Después de un día en las pistas, mereció mucho la pena pasear por las calles peatonales de una ciudad, de marcado estilo europeo, que en los últimos 20 años se ha ido inundando de tiendas, restaurantes, bares y clubs. Esta estación cuenta con unas 255 hectáreas de superficie esquiable, 94 pistas y 13 telesillas.

tremblant_winter_

Estación de esquí de Mont-Tremblant FUENTE: www.tremblantplatinum.com

A pesar del frío, también disfrutamos de la oportunidad de calentar nuestro paladar con los famosos Icewines de Niágara, un popular festival de vinos de invierno donde organizan tours, degustaciones y cenas de gala. En enero, la región de Niágara en Ontario se transforma en una maravillosa tierra invernal, regada por el vino dulce de la región: el Icewine, que se produce con uvas congeladas a ocho grados bajo cero. Algunas degustaciones se ofrecen al aire libre, en bares tallados en hielo donde degustar las cosechas de Icewine en la Villa Jordan. Es muy recomendable pasear por Niagara-on-the-Lake, uno de los más bellos pueblos de Canadá, donde también puedes ir de compras y degustar vinos de 20 bodegas.

niagara-on-the-lake

Niagara-on-the-lake, uno de los más bellos pueblos de Canadá (Fuente: www.niagararegion.ca)

Tras dejar atrás las provincias de Québec y Ontario, nos dirigimos a la provincia de Manitoba, donde se encuentra la capital mundial del oso polar: Churchill, asentada sobre la rocosa costa de la Bahía de Hudson. Son casi 300 los osos polares que se asientan a lo largo de 50 km de costa entre el cabo y la ciudad. La observación de los osos se realizan a bordo de un vehículo todo terreno, sobreelevado y muy seguro, ya que se trata de la única zona en el mundo que permite la observación de estos animales en las condiciones más óptimas posibles.

osos-polares

Osos polares en Churchill (Manitoba, Canadá) (Fuente: http://mx-keepexploring.canada.travel/)

Para finalizar nuestro periplo canadiense, nos desplazamos hacia Alberta, otra de las diez provincias canadienses. Los pueblos de Banff y Lake Louise, flanqueados por las Montañas Rocosas canadienses, son, sin lugar a dudas, las joyas de la corona de Canadá. Pudimos disfrutar de excursiones entre fragantes pinos y llegar hasta la cima de una montaña azotada por el viento, para después observar cómo las águilas planean más abajo. Nos paramos en la orilla de un lago donde pudimos observar la maravillosa estampa de una montaña lejana reflejada en el agua. En el área de picnic, divisamos alces y ovejas de montaña paseando por el lugar y al oso pardo caminar por la cima de las montañas. En esta zona también pudimos practicar esquí y snowboard sobre la ligera nieve polvo en los centros de esquí The Big 3 de Sunshine Village y en el área de esquí de Lake Lousie y Mount Norquay.

icon_winter_bsh_fairmont_3h_0

Banff Lake Louise, en la provincia de Alberta. (Fuente: http://mx-keepexploring.canada.travel/)

Otra de las atracciones que más me llamaban la atención y que pudimos disfrutar en el Parque Nacional de Banff, en Alberta, fue de guiar nuestro propio trineo tirado por perros. Los trineos de perros son una forma típica canadiense de trasladarse en invierno. Deslizarse a toda velocidad por un paisaje nevado tipo montaña rusa fue toda una experiencia que recomiendo encarecidamente. Finalizamos el día escuchando historias de los habitantes locales acerca de su estilo de vida invernal, acompañadas de una cena de fondue mientras observábamos el espectáculo de las luces del norte que ofrece la aurora boreal, con colores verdes y rojos que danzan en el cielo invernal canadiense.

p120001_011rr_0

Trineos de perros en la provincia de Alberta (Canadá) (Fuente: http://mx-keepexploring.canada.travel/)

Si después de leer este post, estáis pensando pasar vuestras próximas vacaciones de invierno en Canadá, no olvidéis cambiar vuestros euros por dólares canadienses con antelación para conseguir el mejor tipo de cambio. Podéis adquirir la cantidad de moneda canadiense que necesitéis a través de nuestra web o en el teléfono gratuito 900 103 740. 

Meses

Chat de Ayuda Online