golden-eagle-express-pb.jpg


Moscú - Pekín a bordo de los Golden Eagle y Shangri La Express

La exclusividad en movimiento por la ruta de la seda

Podría decirse que existen lujos disfrutables y otros más bien destinados a ser contemplados. Los primeros, se relacionan a la idea de confort y vienen a la mente al reservar hoteles adecuados cuando organizamos estancias fuera de casa. Pero por más empeño en la búsqueda del sitio perfecto y los servicios de categoría, debo admitir que en la mayoría de las ocasiones, no he disfrutado demasiado de las instalaciones, vistas y comodidades de los bellos sitios que constituyen una parte significativa de nuestros presupuestos de viaje.

Este tema discutíamos en una cena con amigos, cuando una señora pelirroja muy elegante contó sobre su viaje por la histórica ruta de la seda, que si bien no comprendimos la conexión con el tema general en ese momento, llamó la atención de todos. A tal punto, que a la semana siguiente parte del grupo se encontraba reunido en mi casa con un agente especializado en destinos asiáticos. Quien, tras pocos minutos de explicación ya nos había vendido la singular propuesta.

¿Qué nos atrajo?: Para empezar que los trenes son exclusivos para el grupo de 80 afortunados que se embarcan en la travesía de lujo sobre el Golden Eagle que hace el recorrido desde Rusia a Kazajistán y luego en tierras chinas el Shangri-La. Los cuales nos trasladaron durante 20 días, más de 10.000 km por la antigua ruta de la seda, partiendo desde la estación de trenes de Moscú y finalizando en la de Pekín. Haciendo desde luego escalas y visitas por países como Kazajstán, Uzbekistán y Turkmenistán.

foto-presentacion-1

El concepto de viaje fue distinto a todo lo experimentado hasta el momento, más que un hotel de lujo sobre rieles, adquiere el ambiente de club privado en movimiento. Un día te despiertas y ves la estepa rusa, al día siguiente lees o escuchas música en el bar mientras aparecen delante de ti lagos, singulares poblados y animales, contrastes de vegetación y montañas. Todo tras los cristales es nuevo para nuestros ojos, asistiendo al recorrido comercial y cultural terrestre que ha unido Asia y Europa desde hace miles de años.

Si usted es una persona pasiva y sin ánimos de socializar, le ruego no emprenda el viaje, ya que la actividad será constante pero a ritmo de disfrute. Sin que por ello sea un viaje agotador de visitas rápidas en las cuales al día siguiente no recordamos nada. Para ello, todo está bien pensado, desde las comidas y cenas que se desarrollan en un ambiente cálido, con platos representativos de las regiones donde nos encontramos en cada momento, bebidas de calidad y variedad en vinos y bebidas del lugar. Todo ello incluido en los gastos generales del viaje.

foto-presentacion-7

Quizás por estos detalles, mi espacio predilecto ha sido el bar, un lugar de relax acompañado por música de piano y en el cual unir el encanto del diálogo distendido con motivantes contactos para futuros viajes o negocios.

foto-presentacion-6

Durante el tiempo de marcha sobre el tren, también se ofrecen interesantísimas conferencias de especialistas (en inglés) sobre historia y cultura de Asia Central y en especial sobre el recorrido y lugares que se visitarán al día siguiente. Eventos que nos permitieron participar y ampliar nuestros conocimientos de las ciudades y monumentos arqueológicos.

En relación a esto, pensado para paseos y compras por las ciudades en los tiempos libres, se enseña a quien así lo desee, vocabulario de cortesía en las lenguas de los países que visitamos. Pequeño desafío y a la vez gesto que permite conectarse con la población local. En relación a esto y para mayor tranquilidad, tener en cuenta que se pasan por varios cambios de moneda y es imprescindible llevar con nosotros: Rublos rusos (€1 = руб 68,23 aprox.) y Yuanes chinos (€1 = ¥ 6,38 aprox.). Con respecto a las monedas de las naciones restantes, no será simple hacerse con ellas, por lo cual se aceptan sin problemas Rublos rusos. Puedes adquirir yuanes chinos o rublos rusos online o por teléfono 900 103 740 donde conseguirás un buen tipo de cambio. 

Considerando estas cuestiones, el tren será un placer para los amantes de las compras, ya que irás ordenando tus compras en la cabina sin pensar demasiado. Claro que después tendréis que solicitar servicio de envío como en nuestro caso, porque las compras al finalizar el viaje fueron cuantiosas, pero sin duda únicas por su vínculo con cada lugar donde fueron adquiridas.

Apenas iniciado el viaje, ya habíamos comprendido el experimentado criterio de la elegante señora pelirroja, que en aquella velada nos deslumbró con su historia, que además de lugares y vivencias, nos ofreció respuesta a la existencia de un lujo disfrutable, que viaja sobre rieles desde Moscú a Pekín.

Meses