tren-norte-europa-pb.jpg


Recorriendo el Norte europeo en tren

Postales con nieve de fondo y estaciones humeantes

Buscando el ritmo y constancia de los clásicos sobre railes, emprendimos junto a mi marido el inicio de una nueva etapa de nuestras vidas como retirados. Un tiempo para disfrutar de viajes a la medida de nuestras apetencias, sin prisas, fechas u horarios restrictivos.

Bajo esta filosofía, saldando una cuenta pendiente, nos aventuramos por el Norte de Europa, esta vez, en tren. Muchos años atrás realizamos en un breve tour de crucero, muy bello por cierto, pero nos quedamos con el deseo de vivir las ciudades en tierra para sentirnos libres y descubrir sitios nuevos.

Buscando esa experiencia, consideramos el tren como desplazamiento privilegiado en estos países donde las condiciones climáticas lo constituyen en el medio de transporte por excelencia. Esto ha impulsado a lo largo de los años, extensas líneas ferroviarias con tecnología, calidad y servicios excepcionales.

Decidimos visitar Noruega, Suecia y Finlandia, en este orden llegando al aeropuerto de Oslo y retornando desde Helsinki. En cuanto a recorridos, fueron por una parte desplazamientos internos y por otra conexiones entre países. Como podéis imaginar, las líneas de transporte se encuentran organizadas y expuestas de manera clara, la gente habla perfecto inglés y es precisa al orientarnos e indicarnos.

Comenzamos la experiencia con los Ferrocarriles Nacionales Noruegos (NSB), donde las rutas parten desde el Oslo Airport Gardermoen, por lo cual es cómodo iniciar el viaje desde allí. Como orientación de precios, trayectos largos como el seleccionado por nosotros entre Oslo y Trondheim de 500 km. ronda las 250 a 900 NOK Coronas noruegas (30 a 100 euros aprox.), con opción a incorporar extras para mayores niveles de confort en viajes largos.

La experiencia señala como dato importante, que el precio no es fijo en ninguno de los países visitados, varía según el tiempo de compra y existen grandes descuentos de último minuto. Existiendo además, beneficios de hasta el 50% para jubilados y estudiantes, que debemos siempre consultarlos en las taquillas. Si bien confían en tu condición, en algunos pueblos nos han pedido el carnet para comprobar el descuento.

Al viajar en los meses de menor afluencia turística, se pueden aprovechar ofertas comprando billetes en las estaciones pequeñas, descubriendo así recorridos no previstos. Esta espontaneidad e improvisación nos permitió ahorrar bastante dinero, además, conocimos los encantadores trenes a vapor y madera a Vossevangen y Krøderbanen, que si bien realizan trayectos cortos, nos transportan a viejas estaciones restauradas y pueblos increíbles.

En el segundo destino, el cruce a Suecia es simple y podemos seguir sobre railes, ya que hay muy buena combinación Oslo-Estocolmo. Cambiamos de país y de moneda, así que atentos que si bien ambas son Coronas, en el caso de las suecas el cambio con respecto al euro, aunque poco, varía.

Una vez allí, para organizarnos utilizamos la Replus la cual permite combinar itinerarios de variadas distancias. Existen también, los servicios X2000 de alta velocidad que no tuvimos deseo ni necesidad de utilizar en nuestro viaje sin prisa.

No es un dato menor a saber: resulta obligatorio reservar los viajes de más de 150 km y los servicios nocturnos que son de excelente calidad como pudimos comprobar. Así, un viaje promedio de 500 km entre Estocolmo y Östersund, cuesta unas 400 a 1500 SEK (44 a 165 euros), según el horario elegido y la clase.

Nuestro último destino fue Finlandia, donde nos trasladamos desde Estocolmo a Helsinki con un billete combinado de tren que contempla el trayecto entre los dos países con autobús y ferry. Su compañía estatal de ferrocarriles VR al igual que en sus países vecinos cuenta con una red maravillosa. Desde la capital viajamos a Kolari en el extremo Norte, en la región de Laponia. Viaje recomendado, una experiencia fantástica de 1000 km, en la cual durante más de 15 horas de recorrido se nos van apareciendo ciudades, pueblos, lagos, animales, bosques de pinos, abetos…

En los días vividos, fueron de la mano el ritmo del tren y el nuestro, contemplando los paisajes que pasaron delante de nuestros ojos, los diálogos con los compañeros de viaje en los vagones de esparcimiento o los viajeros locales subiendo o bajando en estaciones de pueblos recónditos. Constituyendo una atmósfera inigualable, un tiempo para compartir, disfrutar y observar desde la experiencia.

Por último, os recordamos que puedes cambiar tus euros por coronas de Noruega o Suecia en nuestra página web o llamando gratis al 900 103 740. Si la adquirís de cualquiera de estas dos formas, os beneficiaréis del mejor tipo de cambio. 

Meses