acapulco-pb.jpg


Acapulco, un viaje diferente mas alla de los resorts

Son varios ya los viajes que he realizado por México y siempre he regresado encantado acordándome sobre todo de esa ciudad tan especial que es Acapulco. Es cierto que en la mayoría de los casos esta ciudad se le presenta al turista para ofertarle su frenética vida nocturna. Fiestas que comienzan en la propia ciudad con sus bares y restaurantes, que continúan en las discotecas y se prolongan hasta el día en la playa. Pero también hay otras muchas formas de gastar el tiempo y disfrutar en este lugar.

Las playas son numerosas e incluyen diferentes entretenimientos. Si lo que prefieres es un ambiente familiar, Revolcadero y Playa Hornos son las mejores. También Playa Caleta y Playa Caletilla son muy populares y frecuentadas, ya que ambas son buenos sitios para tomar el sol y refrescarse. Aunque si lo que prefieres es desconectar del ajetreo de la ciudad y relajarte, ve a Playa Hornitos. Se trata de una zona poco poblada, solamente verás algunos pescadores que aún conservan sus costumbres alrededor de todo un paisaje costero perfecto para fotografiar. Si por el contrario quieres algo más activo es posible que desees visitar Isla de la Roqueta donde podrás navegar en una lancha, practicar el buceo y con ello poder asombrarte al ver los barcos hundidos, arrecifes, la estatua de la Virgen de Guadalupe y toda una sorprendente vida marina bajo el agua. Esta excursión para bucear vale aproximadamente unos 350 pesos mexicanos.

acapulco

Algo parecido puedes vivir también en Pie de la Cuesta, lugar donde se practica otro tipo de deportes sobre el agua, como el esquí acuático y el paseo en velero. Desde aquí se tiene fácil acceso a las imprescindibles islas Pelona y la Montosa, conocidas por sus espectaculares puestas de sol y la cercanía de la Laguna de Coyuca, en el norte. Esta última, conformada por una rica flora y fauna que se extiende por un conjunto de islas a lo largo de esta reserva natural plagada de manglares dignos de ver.

Y es que la naturaleza de México es una de las cosas que no te esperas, sin embargo es lo que más te va a fascinar. Si te gustan los animales, las aves y la vegetación, visita el Jardín Botánico tropical de Acapulco y te darás cuenta enseguida de la gran variedad de especies desconocidas que lo componen. Si por el contrario lo que te fascina son los paisajes costeros tienes que ir al acantilado rocoso de unos 45 metros llamado La Quebrada y si eres atrevido puedes practicar allí el clavado, que consiste en saltar al mar desde grandes alturas. Si no siempre puedes disfrutarlo viendo como lo hacen los especialistas que se entrenan para el Campeonato Mundial. Los acantilados oscilan desde 82 hasta 115 pies de altura. Los propios nativos del puerto rezan en un pequeño santuario antes del salto y algunos continúan ese ritual sosteniendo antorchas que ambientan y dan color a este espectáculo.

Por las tardes puedes pasear por el centro para conocer más cerca la historia y tradición de esta ciudad. Visita el Fuerte de San Diego, que fue una de las fortalezas marítimas más importantes y que actualmente está situado en su interior el Museo Histórico de Acapulco, necesario para conocer mejor cómo ha sido el desarrollo de la cultura mexicana. En el lugar donde más viva se encuentra esta ciudad es en el Zócalo y la plaza de la ciudad, situados en el casco antiguo. Son el punto focal de la Ciudad Vieja de Acapulco, la cual es una zona agradable, con cafés, tiendas y locales que venden artesanías realizadas por ellos mismos con unas técnicas heredadas desde hace siglos. Por estas calles ya comprobarás que te sentirás más en México que nunca al escuchar a los mariachis y otros artistas que frecuentan las mismas.

Y ahora el sol comienza su descenso por la bahía de Acapulco, la luz es diferente en cada instante hasta que definitivamente todo se oscurece, se hace de noche y ya es hora de cenar. La comida en Acapulco es una de mis debilidades, son de los más variadas pero lo mejor es que aproveches lo que capturan del mayor océano, el Pacífico. Los cocineros mezclan los chiles, el comino, el ajo y otras especias con mayonesa, para acompañar a las parrilladas de pescados cocinado junto con un delicioso glaseado de crema de mantequilla. Tampoco te puede faltar que pruebes la gran variedad de mariscos, en especial los camarones que también son presentados en magníficos cócteles. En algunos lugares, los cocineros añaden pepino, aceitunas, rábanos, zanahorias y casi cualquier otra cosa que se le ocurran, así que preguntar antes de pedirlo. En general suele haber una gran variedad de tamaños y recetas.

Ahora os voy a dejar algunos consejos que yo seguí en mi viaje y que te serán de gran ayuda para saber desenvolverte nada más que pises tierras mexicanas.

Por ejemplo, sobre el dinero es bueno que sepas que puedes pagar perfectamente con euros y dólares en los hoteles, restaurantes y tiendas, pero siempre está bien servirte de la moneda nacional, el peso mexicano, sobre todo para otro tipo de compras de menos importancia. Puedes comprar pesos mexicanos en nuestra página web o por teléfono para beneficiarte de nuestros buenos tipos de cambio o reserva online. 

Del transporte decir que en realidad no hay necesidad de alquilar un coche, a menos que tenga planes especiales en mente, como conocer otros lugares de México. En Acapulco hay muchos autobuses que hacen viajes locales a lo largo de la costa (con un coste de 4 pesos) y autobuses para viajes más largos (con tres terminales principales). Los taxistas suelen cobrar una media entorno a unos 20 o 40 pesos para movernos por la ciudad, no obstante negóciala y llega a un acuerdo antes de montarse.

Por lo demás, solo decirte que vayas preparando tu vestimenta corta y sandalias que la temperatura media en Acapulco es de 28 grados. Allí gozarás de un clima cálido, húmedo y bastante soleado.

Meses